Make your own free website on Tripod.com

Temas Bibliotecológicos

Día de la Biblioteca Escolar
(creado por R.M. 1795 -78 - ED, del 9 de Noviembre 1978)

Al asumir la Dirección de Bibliotecas y Museos Escolares del Ministerio de Instrucción en 1922, Ciro Napanga Agüero contaba en su haber con una nutrida experiencia en el quehacer educativo y por consiguiente con un cabal conocimiento de la problemática educacional, en cuanto a libros y bibliotecas se refiere.

Planteaba que "el analfabetismo es un mal grave, igualmente, el semianalfabetismo fuera del aula, cuando no se sigue nutriendo la inteligencia con sanas lecturas". Esta aseveración mantiene actualidad en nuestros días, a pesar del esfuerzo que hace el Estado por erradicar ese flagelo social.

Dada la dimensión del problema y la imposibilidad presupuestaria del Ministerio de Instrucción, Ciro Napanga ideó la FIESTA DEL LIBRO actividad de alcance nacional que tuvo el propósito de promover la creación de bibliotecas, mediante la participación de la comunidad.

El Presidente de la República y el Ministro de Instrucción de entonces acogieron con agrado el proyecto oficializándose inicialmente el 19 de agosto de 1922, por R.S. Nº 755, la misma que fue modificada posteriormente por R.S. Nº 853 del 09 de setiembre del mismo año, que finalmente determinó el 10 de noviembre como fecha de celebración de la FIESTA DEL LIBRO. La misma disposición designó una Comisión Central en la capital, presidida por el Rector de la Universidad de San Marcos, Manuel Vicente Villarán y conformada por el Director de la BNP, Alejandro Deustua y Anselmo Barreto, Vocal de la Corte Suprema y el propio Napanga. En provincias y distritos del Perú las autoridades procedieron en idéntica forma, constituyendo sus propios comités.

Conforme se aproximaba la fecha señalada, crecía el entusiasmo popular. Los diarios y demás medios de comunicación anunciaban la realización de tan esperada actividad.

En efecto, el 10 de noviembre fue un acontecimiento nacional. Todos, desde el más humilde poblador hasta el propio Presidente de la República, se movilizaron prestos a dar su contribución, con libros o dinero a la Biblioteca Escolar. En las capitales de provincias y en las ciudades más importantes, y aún en los pueblos más alejados, la Fiesta del Libro originó singulares muestras de participación. Los resultados fueron centenares de bibliotecas organizadas en todo el país.

El mismo 10 de noviembre, en Lima fueron inauguradas 13 bibliotecas. Tal fue el éxito de la fiesta que hubo la necesidad del ampliar el Comité Central para darle continuidad. Es decir, a partir de 1922, cada año, siempre el 10 de noviembre se realizarían actividades similares. Ciro Napanga y la comunidad estaban convencidos que promover bibliotecas tenía que ser una tarea permanente.

La obra de Ciro Napanga Agüero no se circunscribió sólo a la Fiesta del Libro. Con idea visionaria, consideró indispensable contar con una norma específica que oriente la organización y el funcionamiento de las bibliotecas en los planteles. Con este propósito en 1923 logró la aprobación de un Reglamento de Bibliotecas Escolares. En esta forma, las bibliotecas promovidas a través de la Fiesta del Libro aseguraban su existencia y consiguientemente su desarrollo (Bib. César Castro)

Av. 2 de Mayo 1545 – Oficina 218 – Lima 27
Telefax: 442-7513 Email: cbp@peru.com