Make your own free website on Tripod.com

Temas Bibliotecológicos
La Ley del Libro y las Bibliotecas

Gustavo von Bischoffshausen H.
Como Representante del Colegio de Bibliotecólogos del Perú
Agradezco
A la Comisión de Educación, Cultura y Patrimonio Cultural del Congreso participar en el Conversatorio "Libro, Cultura y Desarrollo" en representación del Colegio de Bibliotecólogos del Perú presentaré algunos aportes acerca del papel del Estado en relación al desarrollo de las bibliotecas y la profesión bibliotecaria en el Perú, particularmente en lo que concierne al Consejo Nacional del Libro y de Promoción de la Lectura.

Son siete los proyectos de Ley del Libro y de Fomento de la Lectura presentados ante la Comisión de Educación y Cultura y Patrimonio Cultural del Congreso. Nos centraremos en la misión y atribuciones del Consejo Nacional del Libro y Promoción de la Lectura, llámese CONALFLE, CONALEC O PROMOLIBRO, entidad en la que considero que los bibliotecólogos debemos tener voz y voto. Pero antes algunas apreciaciones generales acerca de la Ley que sustentan el desarrollo de bibliotecas y la profesión bibliotecaria en general.

El Perú no cuenta con una legislación que favorezca la industria editorial nacional e impulse el fomento del hábito de la lectura, legislación que debería formar parte de una política cultural de Estado. Existe una dilación permanente en la defensa y promoción de nuestro patrimonio intelectual y en el desarrollo de una industria editorial nacional capaz de enfrentar esta situación. La producción y circulación de libros se ha desarrollado con muchos altibajos y sin resguardos legales que enfrenten la reprografía indiscriminada y el crecimiento de la producción y venta de libros piratas, especialmente en los últimos diez años.

Abogando por una Ley que impulse la difusión del libro y que promocione la lectura, particularmente el Colegio de Bibliotecólogos del Perú apoya:

*
una legislación que enfrente la reprografía indiscriminada y la piratería, que atentan contra los derechos autorales y pone en entredicho el desarrollo de una industria saludable del libro.
*
una reducción preferencial de los impuestos a libros, Impuesto General a las Ventas, tasas arancelarias para la importación y tarifas postales.
*
fomentar condiciones que faciliten la distribución y comercialización del libro en el Perú de la mejor literatura que forma parte de nuestro patrimonio cultural.

¿Quién debe asumir la responsabilidad del Consejo Nacional del Libro y Promoción de la Lectura?

El Consejo Nacional del Libro y Promoción de la Lectura tiene como misión promover, por un lado, la creación literaria y científica peruana y el impulso del libro como agente de cultura y, por el otro, garantizar el entorno legal que permita formalizar la industria editorial . El libro y la creación literaria son instrumentos eficaces e indispensables para el incremento y la transmisión de la cultura, el desarrollo de la identidad nacional y la formación de la juventud.

Tres de los proyectos presentados adscriben la responsabilidad del Consejo a la Biblioteca Nacional del Perú, tres al Ministerio de Educación y uno a la Presidencia del Consejo de Ministros, bajo la forma de una unidad política descentralizada.

Asumiendo que el sustento operativo principal del Consejo se centrará en la administración y asignación de recursos del Fondo Nacional del Libro y la Lectura, podemos advertir la importancia que conlleva la entidad que asumirá su presidencia.

A este respecto acotamos que la Biblioteca Nacional del Perú debe ser la entidad responsable de este ejercicio. Sustentamos esta posición postulando dos antecedentes legales y dos actividades que lleva a cabo regularmente la Biblioteca Nacional.

Antecedentes
1992. Directiva del Instituto Nacional de Cultura de constitución del Consejo Nacional del Libro y Promoción de la Lectura (presidido por el Decano del Colegio de Bibliotecólogos), si bien con mecanismos, objetivos y alcances muy estrechos o no especificados .
2001. Decreto Supremo Nº 028-2001 del 20 de abril de 2001, que aprueba la Reestructuración Organizativa Institucional de la Biblioteca Nacional, en su Capítulo III, artículo 18 postula la conformación del Consejo Nacional del Libro y la Lectura, presidido por el Jefe Institucional de la Biblioteca Nacional.

Objetivos
Dos actividades regulares de la Biblioteca Nacional tienen que ver directamente con las funciones del Consejo Nacional del Libro:

-
Dotación de material bibliográfico a bibliotecas públicas y escolares a nivel nacional.
-
Capacitación del personal bibliotecario de bibliotecas públicas y / o escolares

Aunque la dotación de módulos de material bibliográfico al Sistema Nacional de Bibliotecas a su cargo ha sido y es una actividad permanente de la Biblioteca Nacional del Perú, una cortapisa recurrente ha sido la falta de articulación, seguimiento y evaluación de esfuerzos con el Ministerio de Educación, las municipalidades y otras entidades de los sectores público y privado, así como la falta de las condiciones necesarias de financiamiento y de articulación operativa.

Otra problemática recurrente ha sido la formación de los técnicos de bibliotecas públicas y escolares. Aunque no existe una legislación pertinente, esta responsabilidad ha sido asumida comúnmente por la Biblioteca Nacional y a veces por los gobiernos locales, especialmente la Municipalidad de Lima.

Resumiendo, acotamos aunque el Ministerio de Educación es el responsable implícito de la política bibliotecaria, no ha sido real ni explícito su ejercicio como tal, habiendo sido desde hace muchos años la Biblioteca Nacional la que ha asumido esta responsabilidad. Sin embargo, sostenemos igualmente que un funcionamiento idóneo del Consejo Nacional del Libro podrá ser posible en la medida que exista una coordinación estrecha entre Biblioteca Nacional y Ministerio de Educación. Un desarrollo saludable del Sistema de Bibliotecas Públicas y el Sistema de Bibliotecas Escolares así lo exige.

Tampoco el Consejo tiene porqué tener a su cargo la persecución de la piratería y la reprografía indiscriminadas porque ya existen en el Código Penal tanto los mecanismos como las entidades para enfrentar estos flagelos.

Por último, si bien en la actualidad la Biblioteca Nacional del Perú es un organismo público autónomo, no cuenta con los recursos para actualizar sus fondos y atender al Sistema Nacional de Bibliotecas (Municipales y Escolares) en la envergadura necesaria. Con un presupuesto general efectivo de 5,600, 000 soles es muy poco lo que se puede hacer .

Consideramos que la legislación debe ser clara, debiendo garantizar las condiciones para que la Biblioteca Nacional asuma la responsabilidad de presidir el Consejo Nacional del Libro con el financiamiento y potencialidades necesarios. En este sentido la adjudicación del Fondo de Promoción por el Estado debe estar plenamente garantizada.


¿Por qué un representante del Colegio de Bibliotecólogos en el Consejo Nacional del Libro?

Parto de una premisa fundamental: La valorización social de la biblioteca como agente cultural y educacional indispensable para la formación integral del individuo. Es decir, la presencia de bibliotecas en la sociedad recoge el espíritu de la Ley del Libro: la revalorización del libro como agente personal y social de desarrollo y la promoción de la lectura. El bibliotecario en tanto es un profesional mediador entre la información y los usuarios así como un promotor de la lectura es un agente clave en este quehacer.

En este sentido, el primer paso, la formación de una conciencia nacional acerca de la importancia de la biblioteca está en manos de nosotros, los bibliotecólogos profesionales del área, quienes haciendo fuerza como gremio debemos presionar para la formulación de legislaciones como ésta que apoyen nuestro quehacer.

Por estas, razones, muy resumidas aquí, sostenemos que un representante del Colegio de Bibliotecólogos debe formar parte del Consejo.

Funciones del Consejo
Las diferentes propuestas de Ley presentadas priorizan una serie de funciones que debe cumplir el Consejo Nacional del Libro. Basándome en el artículo 5, incisos c y d, del Estatuto del Colegio de Bibliotecólogos del Perú (2000), me referiré a las funciones concernientes a las bibliotecas públicas y escolares:

1. Contribuir al desarrollo e implementación de Políticas de Promoción de la Lectura.
El Consejo cuenta para este fin con los aportes en el diseño y ejecución de políticas nacionales de lectura del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) así como de las recomendaciones y estudios de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA), y de otras organizaciones similares. Los bibliotecarios de bibliotecas escolares y públicas tienen mucho que aportar dado que una de las funciones principales de estos espacios es el desarrollo y fomento del hábito y goce de la lectura y del aprendizaje, y la utilización de las bibliotecas durante toda la vida. Son bienvenidas políticas como:

a.
Ampliar el aporte del Consejo en el campo de la edición de obras, vía Concurso de Proyectos.
b.
Impulsar en todo el país, en especial en niños y jóvenes, un Programa Nacional de Lectura que considere, entre otros aspectos:
*
Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor.
*
Premio al Mejor Lector destinado a alumnos de escuelas primarias y secundarias.
*
Programas de recuperación de tradiciones orales.
*
Programas de distribución de libros de autores nacionales bajo diferentes modalidades como módulos, baúles, cajas o mochilas viajeras.
 
Para tal efecto, contamos con el sustento del Manifiesto para las Bibliotecas Públicas (UNESCO, 1994) y del Manifiesto sobre la Biblioteca Escolar (1999), importantes documentos producto de la reflexión e investigación de la IFLA y la UNESCO en los últimos diez años.

2. Apoyar el desarrollo de políticas, planes de mejoramiento de Bibliotecas Públicas y Bibliotecas Escolares.

Dado que, en el sentido estricto de la palabra, las bibliotecas públicas son servicios gubernamentales de carácter local, deben constituirse en las instituciones clave de las políticas del Consejo Nacional del Libro en los programas y planes prioritarios de las administraciones nacionales, regionales, departamentales y municipales. Son bienvenidas entonces estrategias como:

a)
focalización y priorización de los recursos del Fondo de Promoción para:
*
la creación de bibliotecas públicas en los departamentos del Perú que aún no las tienen, coordinando esfuerzos con los respectivos gobiernos locales, con el Ministerio de Transportes, Vivienda y Urbanismo de acuerdo a los estándares de UNESCO y CERLALC para bibliotecas públicas.
*
la dotación de volúmenes a las bibliotecas públicas del país.
b)
fomento de la participación de bibliotecólogos profesionales calificados.
c)
apoyo a la creación literaria mediante mecanismos diferenciados, considerando las categorías de escritores noveles y escritores con trayectoria .
d)
promoción y apoyo a experiencias exitosas de bibliotecas rurales.
   

En el caso de las Bibliotecas Escolares, el Consejo debe aunarse al Ministerio de Educación en políticas de desarrollo de bibliotecas de aula en la educación básica y de bibliotecas centrales (Centros de Recursos para el Aprendizaje) en educación secundaria .

3. Promoción de la investigación.

En el contexto latinoamericano, el Perú ha sido uno de los países con menor desarrollo en información estadística, especialmente en lo educativo y cultural. Los datos que existen, o son muy generales, o son insuficientes o de dudosa calidad técnica, estadística y educativa, o están desactualizados. Esto ha ocasionado que muchas veces se adopten políticas sin conocer no sólo el contexto en el que se actúa sino las consecuencias de las mismas.

Como principio, nos parece que el Consejo debe apoyar financieramente los proyectos que incluyan estudios estadísticos y analíticos de la realidad del libro en el Perú, de los niveles de lectura, las orientaciones y prácticas en la enseñanza, así como también proyecciones de mercado para la industria editorial.

4. Administración y asignación de los recursos del Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura.
Recogiendo lo anterior pensamos que la asignación de los recursos del Fondo debe ser de una cobertura amplia de posibilidades a la vez de concursable. En otras palabras, promocionar, vía concursos anuales, proyectos referidos al mejoramiento de la bibliotecas públicas especialmente las de municipios (infraestructura física y / o adquisición de libros para las mismas) pero también medidas no tradicionales como cajas viajeras de libros, bibliobuses, préstamo de libros en buses interprovinciales y triciclos de la lectura entre otras. Todos estos esfuerzos están dirigidos no solo al de un mercado editorial, sino a una creativa creación literaria, al mejoramiento de bibliotecas públicas y escolares y a la capacitación y formación de profesionales y monitores vinculados al libro y la lectura.

5. Elaboración de políticas en coordinación con otros actores, gobierno central, regional y local. Nos referimos al Ministerio de Educación, los Gobiernos Regionales y las Municipalidades, sedes de las bibliotecas municipales o públicas.
Muchas veces la ejecución de políticas, como las que estamos discutiendo, han significado duplicación o dispersión de esfuerzos, al no haberse realizado coordinaciones previas. En este contexto, el Consejo puede funcionar como un agente coordinador con instancias con las que trata a menudo, como el Ministerio de Educación en políticas de bibliotecas escolares, o las Municipalidades, en políticas de bibliotecas municipales o públicas . Como hemos mencionado anteriormente, consideramos que este es un objetivo vital para que el Consejo pueda llegar a integrarse en un verdadero trabajo que posibilite el desarrollo cultural y educativo del país. Apoyamos políticas como las siguientes, en las cuales la coordinación es indispensable:

*
mejoramiento de la infraestructura bibliotecaria y habilitación de bibliotecas públicas, en especial aquellas que dependen de los municipios e instituciones comunitarias.
*
establecimiento vía INEI (Instituto Nacional de Estadística e Informática), con la cooperación de otros organismos con fines similares (como CUANTO), un perfil lector actualizado del lector peruano, que mida tanto la oferta editorial (materiales de lectura, cantidad, calidad, contenido y complejidad), así como las demandas de los lectores.
*
planificación de estrategias de acción anuales con respecto al libro, en sus fases de elaboración, ejecución y evaluación, de la misma manera que se realiza en otras áreas (extrema pobreza, etc.), con recursos especialmente destinados a ello.
*
participación del Consejo en las comisiones de selección de libros para la enseñanza, llevadas a cabo por el Ministerio de Educación.
   
Av. 2 de Mayo 1545 – Oficina 218 – Lima 27
Telefax: 442-7513 Email: cbp@peru.com